Y lo escogí a usted, Si a usted, porque me di cuenta de que encontró mi punto débil y fue el único que descubrió la forma para calmar esta alma indomable, Lo escogí porque me di cuenta de que valía la pena, valía los riesgos… valía la vida…

Pablo Neruda (via nefelibata2)

Libertad, una palabra tan preciada, un significado tan solemne grabado en el alma de cualquier persona, aquel algo que buscamos toda la vida para sentirnos completos. Algunos dicen tenerla, algunos la han sentido realmente en algún fugaz momento. Un elogio, una victoria, dinero, una hora de sexo intenso, la muerte muy cerca y a la vez tan lejos que parece irreal. Nací en este mundo, no le veo el sentido, pero sigo aquí, como ayer, como hoy, como mañana tal vez. A veces veo a otros morir, débiles, pero yo vivo, he visto la muerte pero no sé lo que es, tengo una sensación de inmortalidad. Para mí la muerte parece imposible, pero al mismo tiempo esta ahí tan real y posible, algún día seguro moriré. Algunos hacen tratos con Dios, parte de su libertad a cambio de la vida eterna, en El Paraíso, tan magnifico destino a cambio de un precio tan “insignificante”. Y es que el razonamiento humano da valor a las cosas en consecuencia de lo que pueden recibir a cambio, tal razonamiento estoy llevando a cabo ahora cuando apenas hace media hora estaba tendida entre las sabanas del hotel a merced de los deseos de un hombre, es tan irónico. El dinero significa libertad, hace un siglo, hoy y dentro de diez años, no importan los medios ya, todos saben que es lo importante. Como seres humanos olvidamos nuestra verdadera naturaleza animal, el deseo reproductivo, que ya tenemos que diferenciarlo del sexo, que es solo un método de satisfacción carnal y nada mas, el ser humano ha perdido ya la esencia animal. Mujeres que se quedan estériles por el abuso de los métodos anticonceptivos, que deciden no tener nunca un hijo para gozar de una mejor estabilidad económica, hombres que se castran tal cual animales para evitar el sentido final de todo ser. Todo esto que se califica como libertad individual por el hombre contemporáneo que goza de tanta libertad de elección, que escoge: dirimir las antiguas creencias -que ciertamente falsas han dando sentido a la vida de nuestra especie desde sus inicios-, crear un nuevo arte moderno para idiotas ciegos sin capacidad de pensar por si mismos a causa del gran sistema educativo que produce la misma serie de seres defectuosos desde sus inicios, dejarse guiar por la nuevas normas de conducta y modas. Todo eso es la libertad que con tanto orgullo afirmamos tener. Estas personas tan libres y educadas me señalan a mí por vender mi cuerpo, dónde está la libertad, qué es tan malo en hacerlo. acaso ellos no lo hacen siempre que pueden, que importa si es por dinero, el fin es el mismo, necesitamos sentir a otros para sentir que estamos aquí. Estas personas miran por encima del hombro a una mujer con velo, “pobre!” exclaman cada vez que ven alguna, sin ni siquiera saber nada sobre sus creencias, sus deseos. ¿Pero no tiene ella el mismo derecho de libertad, de creer en lo que hace que su vida tenga sentido, como todos los que se creen tan libres y educados? ¿Cómo puede existir la libertad cuando seguimos las mismas pautas que el resto de la sociedad, el sentido común, los mismos principios para todos? En realidad son unos pocos los que piensan y el resto los seguimos, como si de una manada de ovejas se tratase. Supongo que los pocos que piensan son los perros pastores que las guían para que alguna no salga del grupo. Somos tan parecidos al resto de los animales y queremos tanto renegar de nuestra condición animal, es absurdo.

Ah! El insomnio, es tan duro, el cielo empieza a aclararse, otro día y al parecer aun no sentiré la muerte. Bajo con pereza del bordillo de la azotea desde la cual pensaba “volar” esta noche, pero ya es de día. El significado de la vida y la libertad son asuntos que a lo mejor ayudaran a consumir mi vida más lentamente entre noches de divagaciones. Reprimiendo este deseo tan fuerte de estrellar mi cuerpo contra el pavimento.

(via hachedesilencio)